Jump to content

CulitoRico

Members
  • Content Count

    51
  • Joined

  • Last visited

  • Days Won

    3

CulitoRico last won the day on April 25 2018

CulitoRico had the most liked content!

Community Reputation

63 Excellent

Recent Profile Visitors

The recent visitors block is disabled and is not being shown to other users.

  1. Hay escolares ahí? Pensaba q no iban a lugares así con uniforme (y lo dice el wn que en cuarto fue al Capri con el uniforme de ed. Física jajajaja) A qué hora van los nenes?
  2. Ufff... Complicado el tema, pero, en mi experiencia, me pasaba lo mismo, hasta que un día concreté ir con mayor al centro y simplemente di el salto de fe nomás (que anduviera tan horny ayudó harto, así que recomiendo acumularse hasta que estés ciego de deseo). Solo atreverse y dejarse llevar por el activo. Recomiendo mayores, porque los jóvenes suelen ser arrebatados y algo violentos para desvirgar.
  3. Estaré en Huilo Huilo solo esta semana y voy todos los días al Lawenko Spa y quisiera un activo para pasar un buen rato en el sauna Yo pas, culon, no depil, piola y mamador
  4. Estaré en Huilo Huilo solo esta semana y voy todos los días al Lawenko Spa y quisiera un activo para pasar un buen rato en el sauna Yo pas, culon, no depil, piola y mamador
  5. Ciudad del Niño también por acá. Versátil
  6. CulitoRico

    Cargar meado

    ¿Es como un enema?
  7. Estimados, en unos meses me mudaré al sector Cordillera de Santiago. Ya todos sabemos que pasa de todo en el centro y que en el provi es llegar y llevar, ¿pero qué lugares hay en puente alto y zonas adyacentes para webeo? ¿como es el ambiente por allí? ¿faltan lugares, gente, discreción?
  8. Contaré la mía: Tenía 19-20 e iba a Lota, así que me fui desde Santiago de noche. Antes de todo, debo destacar que tuve una pubertad tardía, hasta ese entonces tenía un cuerpo bien andrógino y hasta algo femenino, porque siempre he sido muy culón, pero tenía cintura a pesar de tener algo de guatita y mis pectorales se limitaban a unos pechitos que sobresalían un poco, además de casi no tener pelo corporal. Eso combinado con que usaba pelo hasta los hombros en una melena y a veces me lo tomaba en un moño, me daba una apariencia femenina que a mis compañeros de colegio, pololo, vecinos, amigos y otros disfrutaban en profundidad. Habían amigos esperándome allá, así que subí al bus usando una polera de manga larga que me quedaba algo holgada y larga de brazos (soy un tiranosaurio )y un short unos tres dedos sobre la rodilla que lo cruzaba con un pañuelo a modo de cinturón. Zapatillas y calcetines al tobillo. A eso, sumémosle mi melena y un cuerpo lampiño. Me fui en el primer piso del bus, al fondo, porque llegué tarde a comprar los pasajes y casi nada quedaba. Lo odié profundamente. Me gusta ver el paisaje. Bueno, será po. El bus partió y todo bien. Le hice ojitos al asistente que estaba jovencito y logré incomodarlo (jeje), aunque era para puro molestarlo, porque siempre he preferido a los mayores. Me fui aburrido en el bus tomándome un juguito en caja hasta Rancagua donde a mi lado se sentó un viejo canoso de unos 55-60 años, gordo, grueso, maceteado, con cada brazo de tres veces los míos. E invadía mi espacio un poco, así que lo odié. Lamentablemente no podía dormir, estaba insomne y el viejo me metía conversa. Que había comprado weas en Rancagua para comerciar en Lota y demases. Sin quedarme de otra, puse mi mejor cara y hablé con él, hablamos sobre la historia de Lota y las obras de Baldomero Lillo y, recordando al asistente, me bajó el bichito y decidí coquetear un poco, le dije con voz algo melosa que yo iba allá para juntarme con unos amigos y esperaba no helarme en las noches de allá. Él rió y sacó una frazada y me cubrió las piernas con ella. -Para que no pase frío esta noche al menos, mijito. Lo amé por eso. Luego, para seguir mi arremetida (que en realidad no tenía intención de llegar a ninguna parte), le dije que quería visitar el Chiflón del Diablo, qué cómo era, si era muy oscuro. Él me dijo que debería ir acompañado si tenía tantas dudas, a lo que le roce con la mano uno de sus gigantes brazos y le pregunté si iría conmigo. Rió nuevamente con fuerza y tras callarlo porque había gente durmiendo, me dijo que quizás lo haría. De ahí entramos más en confianza, hablamos amenamente harto rato mientras seguía con mi coqueteo a un nivel implícito, corriéndome la frazada para dejar ver trozos de piernas, pantorrillas o muslos, ¡y empecé a notar que él miraba! 🙈 Me saqué la frazada porque sí ya me estaba dando mucho calor y empecé a preguntarle en qué trabajaba y puras cosas que ni pesqué, pero eran excusas para acariciarle los brazos y hacerle ojitos. Saqué mi lado más loca y hasta jugueteaba con mi pelo. No sé qué mierda pasó, pero el viejo empezó a calentarme sin él hacer nada, pero sabía que era complicado allí, si no imposible. La cuestión es que él muestra su admiración por mis torneadas piernas y le digo que es porque hago bici y que son duritas -¡Toque, toque! - Le decía con risitas de por medio. El puso su manaza justo en lo que dejaba ver de pierna el short. Lo miré pícaramente y estiré toda la pierna hacia él para que acariciara toda la pierna. Sentía mi erección fuerte... Y pude sentir la de él cuando replegaba la pierna y la rozaba con el gemelo. Él siguió con la mano en la pierna y seguimos hablando. Yo no podía evitar dar fugaces miradas al tremendo bulto en su entrepierna, y empezó a subir su mano hacia mi muslo, pero el short no le dejaba subir más. Pero yo quería seguir sintiendo esa mano, y me gustaba lo que estaba pasando. -Ay, sabe que me pica la espalda. ¿Podría rascarme? Falsedad absoluta, pero me puso esa enorme mano en la espalda y rascó, de a poco iba hacia adelante y empezó a acariciarme los pechos y los pezones. Yo sentía mi cara roja de excitación. Se acercó y me habló al oído. -Eres como una mujercita, wachito. Y estás bien rico. Podía sentir el vino en su aliento. Y eso me calentó aún más. Me desabroché el short y me lo bajé un poco. Me senté bien y su mano fue a mi pene tras recorrerme entero y empezó a masturbarme por debajo de mi ropa. Acariciaba mi glande con sus dedos y mis coquitos también, que complementaba dándome piquitos que en un principio rechazaba que en segundos se los reciprocicaba y un ocasional beso con lengua. Me tenía en las nubes y no tardé en irme, manchando toda mi ropa. El orgasmo me dejó en blanco y tras recuperarme, lo veo a él y su enorme y grueso pene al aire, cubierto por la oscuridad del bus, pero brilloso por el preseminal que le salía. Me tomó la cabeza y sumisamente me dejé llevar hasta él, para sacarle ese rico líquido con mi lengua. Olía a sudor y calor. Olía a macho. Me costaba meterlo en mi boca, pero lo hacía. Él me movía la cabeza agarrándome del pelo. Yo estaba tan excitado que me dejaba hacer. El viejo se lo gozaba con gemidos piola y susurrándome lo rico que lo hacía, que solo provocaba que se lo chupara con más ganas. DEBÍA ordeñar ese pene, debía sacarle hasta la última gota. Así de excitado me sentía. Sentía que debía complacer a ese hombre con mi cuerpo, específicamente con mi boca. Y lo hice. Tras un rato, me empuja la cabeza hacia abajo y trato de no asfixiarme cuando me llegan litros de semen directamente a mi garganta. Trataba de tragar, pero era mucho, me salía por la comisura de los labios y por la nariz. Jamás me había pasado lo segundo, me ardía y era molesto, pero hasta eso lo encontraba rico. Ni intenté salirme. Quería que todo entrara a mi cuerpo, y una vez que me dejó salir, busqué todo el semen que bote a sus testículos e ingle y me lo tomé, junto al que manchaba mi cara y mi pecho. Él me recompensó con más besos en los labios, que respondí abrazándolo del cuello y recibiendo como nena esos besos. -Necesito descansar, mijito. -Yo también... Me hice un ovillo mirando al pasillo y me dormí. No sé cuanto habrá pasado cuando sentí que tocaban mi culo, desperté cuando su mano se acercaba a mi rajita con dificultad. Yo me bajé el short y el calzoncillo, dejando mi culo para que me lo tocara a gusto. Me agarra de la cintura con ambas manos y me acerca a él como si no pesara nada. Le doy más besos dando vuelta la cabeza mientras él se regocija con mis nalgas y mete un dedo tan grueso como algunos penes que habían entrado allí antes, hasta me hizo pegar un salto, pero sabía que debía satisfacerlo, así que me dejé hacer. Un rato después saca su dedo y, creyendo ingenuamente que se había aburrido, procedía a dormirme nuevamente cuando me abre una nalga y siento la punta de su pene forzando fuertemente su entrada en mi interior. Sabía que me rompería, pero también que era de él en ese momento, así que lo agarré (no podía cerrar mi mano al tomarlo 😑) y lo llevé a la entrada. Él empujaba hacía adentro mientras yo tiraba la cola hacía él. Tuve que tomar y morder la frazada mientras su glande violentaba mi esfínter. Era enorme y cada milimetro que entraba sentía dolorosamente como me abría más y más a lo ancho, sacándome lágrimas, pero me sentí extrañamente satisfecho conmigo mismo cuando sentí que la cabeza había entrado toda y, aunque me dolía, me encantaba sentir como el tallo entraba y me iba llenando. Él se gozó toda la entrada: lenta, suave y muy estrecha. Finalmente entró todo y llegó a dolerme un poco la guata. Le pedí que no se moviera aún. Pasé la mano por detrás para tocar mis nalgas y su pene hasta el anillo profanado, luego mi vientre, que se había hinchado por el visitante, y asumí posición de lado. Él captó el mensaje y lo sacó, y lo metió hasta que sus cocos tocaron mis nalgas. Yo mordía la frazada o gemiría como loco. Bombeaba con suavidad pero con firmeza. Me abría las nalgas para entrar hasta el fondo. No sé cuanto tiempo me habrá penetrado, pero yo estaba en el cielo, ponía los ojitos blancos y hasta sentía que se me salía baba. Finalmente, el viejo me penetra hasta el fondo y me hace su mujer acabándome dentro. Fue otra descarga enorme. Si hubiese sido mina, estoy seguro que me habría preñado. Lo saca y puedo sentir el aire entrado por mi culo. Toco y está muy dilatado. Me doy vuelta y se la chupo para limpiar y para agradecer ese pedazote de cielo con el que fui privilegiado, mientras él me acariciaba la melena. De ahí me subí la ropa interior, con mi semen por delante y la suya por atrás, el short, le di un beso de polola y me dormí. Amaneció y me moría de vergüenza. No me atrevía a mirarlo a la cara los últimos 30 minutos de viaje, que fue cuando desperté. -Disculpe, no sé qué me pasó... -Eres la mujer más rica con la que he estado. - Eso me ruborizó a cagar y más vergüenza me dio - Toma, por si quieres repetir. Era un papelito con su número. -Sí... Gracias... -¿Quieres? -Sí. - Dije en su susurro abochornado. Ahí llegamos y me bajé corriendo tras sacar mis cosas. Chorreaba su semen y me dolía el culo, pero la plancha pudo más. Lo terminé visitando día por medio todo el tiempo que estuve por allá.
  9. Los curitas se esconden brígido estimado. Te lo digo por experiencia, yo tuve la suerte de estudiar en un colegio de curas y tenía confesiones privadas con dos distintos 😍 Pero después de seducirlos su buen rato jeje
  10. Avisen del tg para entrar
  11. Abran un kik porfaaaa
×
×
  • Create New...